©Todos los derechos reservados

RECURSOS GRATUITOS

En agradecimiento a tu confianza, desde aquí te compartiré rmeditaciones, guías, podcast y actos simbólicos para que puedas realizar y compartir.

SANAR LA NIÑA HERIDA

ES EN NUESTRA NIÑEZ DONDE APRENDEMOS A CONFIGURAR GRAN PARTE DE NUESTRAS DECISIONES ADULTAS. Es por eso, que en todo camino de consciencia es clave DAR VOZ y ABRAZO  a nuestra niña herida. Reconocer sus heridas es sanar y liberarnos.

Reaccionamos desde esa herida fundamental. Creamos mundo desde la injusticia, el rechazo, el abandono, la humillación y la traición. En el plano emocional nos relacionamos desde esa herida cuando nos cuesta establecer vínculos sanos.

 

EL CUERPO, MI MAPA EMOCIONAL

NUESTRO CUERPO ES COMO UNA CAJA DE RESONANCIA. Cada hueso, cada órgano y tejido, incluso cada parte del cuerpo y su lateralidad nos van a dar información sobre el conflicto emocional que generó el dolor, el malestar o la enfermedad. En este audio te invito a recorrer con profunda escucha, aquello que el cuerpo nos cuenta.

 

 

 

 

 

 

CÓMO CREAR CÓDIGOS DE FELICIDAD

LA DICHA EL AMOR Y LA GRATITUD SON CÓDIGOS DE MANIFESTACIÓN. Hoy podemos crear nuestro mejor futuro. Hoy podemos elevar nuestra frecuencia conectando con la Fuente Divina, con el Gran Espíritu que somos. Te invito a reflexionar conmigo, si estás haciendo foco en el síntoma o en el mensaje de trascendencia, si estás poniendo tu atención en las historias de dolor que crearon el síntoma o estás creando una nueva realidad consciente desde tu propia Luz. DECODIFICAR Y CODIFICAR. De eso se trata el abordaje que propongo. 

 
 

CARTA DE PERDÓN Y LIBERACIÓN CON LA MADRE

Haz click en la imagen para descargar y adaptar a tu propia voz, esta carta que te ayudará desde la benevolencia, a liberar emociones y escenas de dolor para comprender, aceptar y transitar la paz.

Image by Keren Levand

Descargar aquí

 
Image by Matteo Di Iorio

Descargar aquí

TRATAMIENTO DE MERECIMIENTO

Haz click en la imagen para comenzar a echar luz sobre la falsa humildad, los juicios y el mied que cimentan la falta de automerecimiento.

Una práctica simple y reveladora para comenzar a sanar la desvalorización y despertar a la autovaloración.